Urbe

Menudo descubrimiento en la calle Blanquerna!

Urbe es un restaurante de reciente apertura que fusiona ingredientes de todo el mundo para crear platos únicos y diferentes.

URGE PROBAR URBE

✅ Los 3 dueños de Urbe provienen de diferentes lugares del mundo y por eso su restaurante tiene tanta fusión y tanta originalidad. Además, sus chefs también tienen diferentes nacionalidades, así como la camarera. Su localización es buena, al principio de la calle Blanquerna, y su terraza está ubicada en la zona peatonal de esta popular calle palmesana.

✅ Su carta está repleta de platos que han ido creando los chefs a partir de sus experiencias personales y profesionales. Por lo que encuentras platos de procedencia peruana, mexicana, cubana, japonesa, china, italiana, española… La carta está ideada para pedir tapas para compartir, aunque también ofrecen paellas con muy buena fama. Tras ser aconsejada por el camarero/dueño, me decidí a pedir unas cuantas tapas, todas fueron un acierto, aunque me quedan otros platos por probar que me apetecen bastante como el Taco de algas (6’50€) o la pasta o las paellas o las burgers. Además de ofrecer carnes y pescados. Al final me decanté por:

 

  •  Las alitas rellenas de criollo y cheddar (13’90€) son una invención del chef, me contó que lo más difícil es sacarles el hueso, pero vale la pena porque el resultado queda espectacular. Lo único “malo” es que no se encuentran ya en carta, y hay que pedirlas por encargo para grupos de mínimo 6 personas. Os aseguro que vale la pena probar este plato tan creativo!
  • Las croquetas de risotto con pesto y gamba, y de pollo con curry y coco (2’50€/ud). Crujientes, caseras y de gran sabor, me gustaron muchísimo los dos tipos!
  • El Rollito Shibuya (Shibuya es un barrio japonés en el que he estado, de ahí que me llamara la atención probarlo ). Se trata de un plato con obleas de papel de arroz, tiras de verdura, plátano maduro y gamba (11’90€). Era muy similar al típico rollito vietnamita, pero se lo habían llevado a su terreno y le habían aportado un toque único, la verdad es que estuvieron muy ricos.
  • Ceviche de pulpo y langostino (17’90€), no es el mejor ceviche que he comido, pero no estuvo mal. Para mi gusto, los trozos de verduras eran muy grandes y había poca cantidad de proteína.
  • Los postres te los presentan en la mesa y te guías por su apariencia, cosa que me encanta! A veces un plato te puede entrar por los ojos aunque a priori su nombre o ingredientes no te llamen la atención: Tiramisú de ensaimada, mousse de Oreo, mousse de Ferrero Rocher, Banofee, tarta de queso con frutos del bosque, tartaleta rellena de mousse de frambuesa y mousse de pistacho caramelizado. Opté por la tartaleta rellena de frambuesas y mousse de pistacho caramelizado porque visualmente fue el que más me atrajo, me pareció diferente y, al probarlo, resultó estar aún más bueno de lo esperado. La combinación de diferentes sabores y texturas me pareció deliciosa.

✅ El servicio fue muy eficiente, puesto que uno de los camareros es uno de los dueños del local, se notó mucho la implicación a la hora de explicar cada plato y asesorar en todo momento.

✅ El local es pequeño, a priori, pero ofrece una terraza delante y una sala detrás. La decoración es preciosa, muy cuidada con tonalidades verdes y muy acogedora.

 


Dirección: C/Blanquerna, 8 · Palma

Teléfono: 971 76 34 05

Horario: Abierto de Miércoles a Lunes 13h a 17h y de 19.30h a 24h. Martes cerrado.

Carta precio medio: 30-35€

Servicios: Terraza en la calle Blanquerna. Aunque a primera vista se ve pequeño, por detrás el local es bastante más grande.


Adictaalacarta

Esta entrada todavía no tiene comentarios…

Siéntete libre de dejar un comentario sobre esta entrada ;-)