Mi experiencia en Sevilla - Adiviajes - Adicta a la carta

Adiviajes – Sevilla

Visité Sevilla por primera vez hace unos 15 años, volví hace 3 años y en Septiembre he decidido volver a visitar esta ciudad que enamora. Efectivamente, Sevilla tiene un color especial, disfruto de pasear por sus calles, de hablar con su gente y, sobre todo, de tapear. Y no sólo de tapear, sino de descubrir rincones donde poder disfrutar de su deliciosa gastronomía también al más alto nivel, ya que probé un menú degustación en el Restaurante La Terraza del Hotel Eme que me fascinó, estoy deseando volver a visitarlo.


LA TERRAZA EME SEVILLA

La primera vez que estuve en La Terraza del Hotel Eme en Sevilla, me fascinaron sus vistas, su local y su servicio. Fue hace 3 años y sólo tomé una copa. En esta ocasión, quise probar su menú degustación:

Entrantes:

  • Bocado de foie, anguila ahumada, néctar de Pedro Ximénez, manzana y crujientes.
  • Ensalada de agua con tomate, cangrejos y trucha con dados de agua de remolacha, espárragos, hinojo, pepino, jengibre y guacamole.
  • Papas con choco y plancton
  • Hueva de leche de atún con agridulce de ciruela (la hueva de leche es donde el atún macho almacena el semen, un manjar no apto para escépticos)

Pescados a elegir:

  • Ventresca de atún de almadraba en Sashimi (espectacular)
  • Rape braseado con mousse de tzatziki y enokis

Carnes a elegir:

  • Solomillo de vaca premium en su jugo y trufa (delicioso)
  • Magret de pato y Ruibarbo

Postres:

  • Souflé EME
  • Sabroso de frutas

Probé todos los platos, ya que éramos dos, y pude probar ambos pescados y ambos platos de carne. Repetiría sin dudarlo, disfruté de principio a fin con este menú tan cuidadosamente pensado, emplatado y elaborado con productos de calidad. No puedo olvidarme de su servicio, tanto Luis como Bianca, encargado y camarera, me atendieron a la perfección, haciendo realidad una petición que les hice, y que no podía ser en un lugar mejor que en el Restaurante del Hotel Eme, con unas vistas espectaculares a la Catedral de La Giralda, un enclave increíblemente romántico y especial. El resto de los camareros, incluido el Sumiller, fueron profesionales y muy amables.

Es visita obligada en cualquier viaje a Sevilla.

Puedes reservar online a través de su web. Para tomar un cóctel no admiten reservas pero, para cenar, te recomiendo reservar con tiempo.

Ubicación: C/Alemanes, 25 · Frente a la Giralda

Horario: Abierto los 365 días desde las 12h

Precio menú degustación: 75€, sin bebidas


BODEGA GÓNGORA

Bodega Góngora se encuentra en la calle de Albareda, justo al lado del hotel donde me alojé, fue perfecto para empezar a comer algo tras el viaje. Tienen una carta de tapeo, pedí pan con bacalao y salmorejo (12€), una tapa tan sencilla como deliciosa, y media ración de puntillitas (10€). Es un local situado entre muchos otros restaurantes, está más orientado al turista, por lo que los precios están inflados. Así que os recomiendo probar estos platos pero en otro restaurante, sigue leyendo.

Precio medio: 25€ p/p


EN EL CASCO ANTIGUO DE TRIANA: BICHO MALO

Leí que Bicho Malo era un lugar de tapeo muy conocido en Sevilla, y la verdad es que es un lugar acogedor y lo que probé estuvo muy bueno. Volvería, porque su carta es bastante variada. Probé las Croquetas de rabo de toro, por 2’80€ cada una. Y Salmorejo cordobés, por 2’60€.

Precio medio: 10-15€


EL PATIO DE SAN ELOY 

Tiene más fama que otra cosa… No estuvo malo, pero no me pareció el mejor lugar de tapas de Sevilla. Probé el Bocatín gormet Campero, con huevo frito y chorizo picante y bacon, por 3€. Y también la Torta salada con queso de cabra, miel y almendras (2’75€). La Torta me encantó, la combinación de dulce y salado ya de por sí me encanta, y con la torta, le daba el toque perfecto.

Precio medio de lo que pedí: 7€ con bebidas


CALLE FERIA

Realmente fue donde más disfruté de tapear, así que os recomiendo visitar esta calle. Forma parte de un mercado, así que el pescado es completamente fresco, la mayoría de puestecitos dan tanto al mercado interior como a la calle. Fui a la Esquinita Yerbabuena, y probé una tapa del Queso de oveja (2’50€), Montadito de Pringá (la pringá se hace con los ingredientes cárnicos del cocido andaluz, es uno de los clásicos de la gastronomía andaluza). En el puestecito 49 (cada uno tiene un número), probé lo que es sin duda una de las mejores tapas que he probado hasta ahora, Bacoreta curada (2’50€), no dudéis en pedirla. También pedí Atún de Íjar (2’80€), Corazón de atún (muy peculiar, sólo para valientes, por 2’70€) y Guacaballa (caballa con guacamole, 2’50€). Estuvo todo delicioso, pero sin duda volvería a repetir la Bacoreta curada.

Dentro del mercado, me apeteció apostar por algo diferente, un puestecito llamado Condendê, se ha centrado en diferentes recetas del mundo que tienen algo en común, diferentes tipos de pan. Así pues, puedes encontrarte con Arepas, Gyozas, Durum, Pakora, Pao de Queijo, Bruschetta, Samosa y Focaccia. Probé el Pao de Queijo con chicharrón de Cádiz (2’70€) y la Arepa de Carnitas (4’20€).

 

aDiCTa

Esta entrada todavía no tiene comentarios…

Siéntete libre de dejar un comentario sobre esta entrada ;-)