Vandal Palma

Vandal Palma es una idea de restaurante totalmente diferente a lo que nos tienen acostumbrados en la ciudad. Y es que cuando se une lo mejor de más de 10 culturas, ¿qué crees que puede suceder? Nada malo, ¿verdad? Para una apasionada de la gastronomía y de los viajes como yo… ¡es la fusión perfecta, si saben hacerla! ¿Quieres saber más sobre este restaurante de Mallorca de reciente apertura? Pues el chef es a la vez el propietario de esta gran idea de unir lo mejor de cada mundo. Su nombre es Bernabé Caravotta, con una gran trayectoria profesional y gran apasionado de la gastronomía decidió abrir este restaurante en Julio de 2017. Y no sólo se atreve a mezclar diferentes ideas culinarias, sino que las acompaña con una selección de vinos adaptados y pensados para cada plato.
✅ Y vamos con la carta… Se trata de una carta que consiste en una tabla dividida en filas y columnas. En cada fila, hay una tapa; en cada columna informa sobre el tipo de plato que te encontrarás (si es de cuchara o tenedor o de un “bocao”) y el vino, cerveza o copa que mejor acompañaría esa tapa; después su precio normal y el incrementado por el maridaje. Vayamos con las tapas, las primeras son para una persona, el resto pueden ser para compartir. Las tapas únicas consisten en una Ostra de Caipiriña y Fruta de la Pasión, Ostra Bloody Mary Pisco, Ostra perla de vermú (cada ostra vale 4€, yo probé la de Caipiriña, combinación francesa y brasileña; realmente parecía que te tomabas un sorbito de cóctel, me pareció muy diferente y a la vez delicioso). Otras tapas individuales pueden ser Causa niguiri de anguila o Causa de pollo 4’50€ y 4€ respectivamente, probé la de anguila y me pareció una causa también muy diferente a las peruanas a las que estoy acostumbrada. Pero ya avisan que es una fusión Nikkei). En mi próxima visita, probaré el Cornete de ceviche con espuma de coco (mezcla tailandesa y peruana por 4’50€).
Y luego están las tapas un poco más grandes, que serían ideales para comer solo o para compartir: como el ceviche de pez limón con leche de tigre nikkei (13€, me gustó mucho, un sabor cítrico esperado; no me sorprendió, pero estaba muy bueno). También probé el Tártaro de ternera con trufa negra, foie y creme fraiche (14€. La combinación de la trufa negra, el foie y la creme fraiche hacen de este tartar un plato imprescindible para probar en el Vandal, de origen francés). Por último, pedí un Canelón meloso de ternera con crema de parmesano y pesto de pistacho (13€. Realmente delicioso, sabe a poco, la cantidad es escasa por el precio que supone, pero es un plato a recomendar por su sabor). Todos los platos los acompañé con una botella de vino tinto llamado Fulanito (20’50€). La idea de que cada tapa vaya acompañada con su bebida (añadiendo un suplemento), es buena; pero un poco irreal, ya que las tapas son tan pequeñas que cuando te acabas la tapa aún te queda media copa, además puedes salir muy chispeante de la cena con tanto alcohol. Al final, creo que lo mejor es pedir botella o una o dos copas, aunque no acompañen a esa tapa en concreto. También disponen de algunos platos sugeridos por el chef que cambian con asiduidad.  Para acabar la cena, ojeé la carta de postres, y aunque me llamó mucho la atención el postre (y creo que es el postre estrella) de Recuerdos de la infancia (algodón de azúcar, peta zetas y palomitas), en ese momento no me apetecía ese tipo de postre, pero lo dejo para mis próximas visitas. Decidí pedir el Parfait de toffee con pan de especias y helado de plátano o baileys (me decanté por el Baileys, que me encanta y por 6€ disfruté de comer este postre de origen francés).
¿Aún estás dudando en visitar o no este restaurante? Pues te digo también que tienen otros platos que tengo pendientes para mis próximas cenas como Lomo de Black Angus asado a baja temperatura con patatas de triple cocción (fusión de Estados Unidos y Argentina) o curry Thai de pierna de cordero (origen Tailandés) o Mollejas de ternera con jamón y mermelada de clementina de Sóller (plato que fusiona sabores de Francia, España y Argentina),…
La única pega que le pondría a la comida es que los platos son muy pequeños en relación al precio.
✅ A mí me parece que no hay más excusas para no visitarlo.

✅ El servicio fue bastante bueno. Me sorprendió que el camarero y jefe de sala se dirigiera constantemente a mi acompañante, y no a mí. Es un detalle que nunca me pasa por alto, muchos camareros tienden a hablar a la figura masculina de la mesa, y dejan en segundo plano a la mujer (hable o no hable con él), me parece un gesto feo y espero que lo solvente pronto. A  todos nos gusta que se dirijan a nosotros tanto si somos mujeres como hombres. No obstante, por lo demás, el trato fue bueno y la camarera nos atendió perfectamente.

✅ El local tiene la cocina abierta donde puedes ver a los cocineros, entre ellos al chef y dueño Bernabé Caravotta dando el 100% tras la barra. Aviso que el local tiene una luz tenue que dificulta la visión correcta de los platos; aunque a mí me parece ideal para una cena romántica.

 


Dirección: Plaza Progreso, 15 · Palma de Mallorca

Teléfono: Highlights info row image 871 045 174

Horario: Martes cerrado. De Miércoles a Lunes de 19h a 00h.

Carta: Precio medio 40-50€.

Servicios: Difícil aparcamiento por estar en la zona de la plaza Progreso. Se pueden hacer reservas online a través de su página. Difícil acceso para personas con movilidad reducida, debido al escalón de acceso al local. No abren al mediodía, sólo cenas.

1Comentario

Siéntete libre de dejar un comentario sobre esta entrada ;-)

*

Left Menu Icon