Feria de Málaga

Había leído, y me habían contado, historias sobre la Feria de Málaga de Agosto… Pero nada más lejos de la realidad, cuando la vives… te deja sin palabras! Durante la semana de Feria, las calles se llenan de cultura, de gente, de música y de arte a cualquier hora del día!!! La inauguran la primera noche con fuegos artificiales; y el resto de la semana la gente disfruta del ambiente de día que se respira en el centro histórico de la ciudad, grupos de música que se localizan en las plazas del centro, mujeres con el vestido de flamenca y flores en el pelo, hombres con el traje típico malagueño, gente de cualquier edad que se concentra en las calles con su Cartojal en mano riendo, bailando y charlando,… y al mismo tiempo llenando de vida y de arte las calles malagueñas. Por la noche continúan la fiesta en el Real (hay que decir que por el día también hay espectáculos ecuestres), y donde las casetas se convierten en el refugio de cualquiera que quiera seguir comiendo, ya sea con tapas, raciones o platos típicos, y viviendo la música en sus propias carnes. En cuanto a la gastronomía malagueña, he podido probar desde espetos hasta anémonas rebozadas (llamadas allí Ortiguillas). Cañas acompañadas de tapas, como Porras (mejor que el Gazpacho o el Salmorejo, para mi gusto). Raciones riquísimas de berenjenas con miel o patatas a lo pobre con pimientos y huevo o puntillitas (son como chipirones), etc. Y, cómo no, también probado el Cartojal… Muy dulce, pero muy típico de allí. En definitiva, he degustado una pequeña parte de la gastronomía andaluza, pero con sus platos más típicos malagueños. No obstante, en este post no me he querido quedar sólo con la cocina, porque recomiendo la Feria en todos sus aspectos y en todas sus variantes.

Restaurantes que visité y me encantaron:

Taberna El Mentidero: para comer espetos.

El Raff: recomiendo las patatas Raff.

 

Esta entrada todavía no tiene comentarios…

Siéntete libre de dejar un comentario sobre esta entrada ;-)

*

Logo Header Menu