Art, mobles i vins

Jamás me había encontrado con un restaurante así. Un restaurante donde te sientas a desayunar, comer o cenar y que puedas comprar absolutamente todo lo que te rodea en ese lugar. En Art, mobles i vins, abierto desde Septiembre de 2017, quieren que te sientas como en tu propia casa, pero rodeado de antigüedades.

✅ Nada más entrar te invade un olor a muebles viejos, pensaba que había vuelto atrás 30 años o que era la casa de una abuelita. Y es que todos y cada uno de los objetos que hay en el restaurante, están restaurados y a la venta. Y todo gracias a Pedro de Juan, propietario de la tienda de restauración colindante que lleva 17 años ofreciendo sus servicios. Pedro de Juan es un anticuario y restaurador que sabe perfectamente el mimo con el que se cuidan los objetos de antaño y sabe cómo rendirles homenaje sacando lo mejor de ellos. Y en su restaurante, no podía ser de otra manera, todo el local contiene objetos vintage, rococó, isabelinos e imperio de gran valor (histórico, más que económico); es increíble poder desayunar, comer o cenar mientras contemplas tales obras de arte, que además están a la venta.

✅ Pedro de Juan suele ser el que atiende a los comensales, a mí me atendió a la perfección, poniendo mucho esmero en que mi mesa estuviera a gusto.

✅ Cada Viernes y Sábado a mediodía sirven cocido madrileño a un precio muy razonable, 11’50€. Y además, en el precio te entra la bebida y el postre. Pedro de Juan vivió muchos años en Madrid, de ahí que su cocido esté tan conseguido. De Martes a Jueves al mediodía ofrece un menú que va cambiando. También puedes optar por una carta que depende de los productos que tengan en ese momento. Para desayunar, disponen de croissants, ensaimadas, repostería, tartas caseras o llonguets (más caña) de sobrasada, jamón york, queso, camaiot, atún, anchoas,… por un precio que oscila los 3€. Eso sí, no disponen siempre de llonguets, llama antes de ir para preguntar o llama con tiempo para que tengan. Yo fui un Sábado a cenar, Pedro de Juan nos ofreció unos dátiles con bacon (fríos, para mi gusto), una sopa de cocido que había hecho ese día (con mucho sabor), unos muslos de pollo con patatas (muy casero, como si comieras en casa de alguien), entrecot con ensalada (normalito); y un pamboli de sobrasada, sobrasada dulce con miel y almendras (muy casero, como si me lo hubiera preparado yo misma en casa). Mi consejo es que vayas sin muchos miramientos, dejando a un lado la carta y dejándote aconsejar por el camarero. De postre pedí un tiramisú muy bien presentado, que estuvo muy bueno.

✅ Este restaurante lo recomiendo por diferente, por tener la oportunidad de visitar un lugar de esas características, tan curioso, que no deja indiferente a nadie. No lo veo romántico para ir en pareja, pero sí lo aconsejo para ir con amigos, seguro que es más ameno. No lo recomiendo por su sencilla comida, sino por su rollo y su contexto.

 

 


Dirección: c/Manacor, 23 · Palma

Teléfono: Highlights info row image 607 847 794

Horario: Lunes cerrado. De Martes a Domingo de 9.30h a 17h. Y abierto también Viernes y Sábado por la noche. Puntualmente, si tiene algún evento o reserva, se abrirá entre semana.

Carta: Precio medio 25€

Menú mediodía: 11’50€. Plato principal + bebida + postre.

Servicios: Puedes comprar todo lo que veas en el local, desde la vajilla o cubertería, hasta los cuadros o las sillas. Por el día es zona ORA para aparcar. Los fines de semana por la noche, a veces ofrecen actuaciones musicales.

 


Adictaalacarta

Esta entrada todavía no tiene comentarios…

Siéntete libre de dejar un comentario sobre esta entrada ;-)